Hoy no ha sido un buen paseo. Una niebla persistente ha dado un mágico aspecto al mundo pero una serie de gimoteantes, estridentes y pesadas llamadas de teléfono me ha inducido a un estado de incomodidad.

No he hecho ninguna foto. Pongo una de anteayer, con la trama de sombras sobre el camino que me gustó mucho y no subí.