Encerrados tras una vaya del Jardín Botánico, como internos en una residencia, un cedro y un ciprés se enamoran y consuelan con un abrazo.