Al ver la mesa en el rincón menos frecuentado del parque constato esta muestra de la tenacidad de la vida.

Al instante me ha venido que daba para un haiku:

Entre las grietas
de la madera muerta
renace la vida