Entre lo prohibido y lo peligroso hay un camino tranquilo de paseo cotidiano, de sol y de silencio.