A raíz de un comentario que ha dejado Juan Carlos en la entrada “De compras con ella” he rescatado de las más profundas entrañas de internet una entrada que creía perdida para siempre. Se trata de la aportación que hice en la antigua página durante el año 2001, la tenéis aquí y se titula “La Casa Viva”. Cuando trasladé las páginas a ésta nueva ubicación la perdí en su mayor parte gracias a un archivo comprimido corrupto.
Me jodió un montón, pero no había manera de reparar el daño, que ya había eliminado los originales de la página original.
Hoy, gracias a Juan Carlos me he puesto a bucear por la red y he encontrado, en el caché de un portal que contenía un directorio temático (¡Gracias San Gugle!) todavía indexado ¡desde el año 2003!, la página dichosa.
Me ha dado una alegría inmensa el recuperarla. No porque sea especialmente brillante, que no lo es, si no porque refleja una época muy intensa de nuestra vida familiar: La mudanza a nuestra nueva casa y la época en que los niños, sin ser ya bebés, todavía eran niños. Los que sois padres me entendéis.
Tan sólo dos apuntes:
En el texto veréis la continua referencia al cambio pesetas-Euros, que es una broma pasada de fecha (en aquella época era fuente de muchísimas bromas con el Euro recién implantado).
Y para terminar decir que al cabo de no mucho tiempo, justo al llegar el invierno de 2001 y no sin grandes broncas y peleas, los compactos cambiaron de pared, huyendo de las ventanas y los radiadores.
No sé si ella nos lo ha perdonado aún…