Lo prometido es deuda y me permito aquí reseñar el último libro que he leído en mi e-book:

A estas alturas, venir a descubrir las novelas históricas señor Guild no es como para batir premios de originalidad, pero ésta del Macedonio la tenía pendiente de releer desde hace muchos años. De entrada confieso que me ha gustado más de lo que recordaba haberme gustado cuando la leí en su día.

Siempre me ha encantado la habilidad del señor Guild para dar vida a personajes más o menos históricos y a hacer cotidianas y creíbles esas realidades tanto tiempo ha perdidas. Creo que la novela histórica bien hecha tiene un mérito inmenso. Considero mucho más difícil recrear un tiempo ocurrido realmente, hacerlo creíble e interesante a la vez que armónico con los hechos, datos y personajes históricos, que inventar un mundo de fantasía donde yo controlo todo, y lo que no puedo cuadrar lo retoco con “magia” para que cuadre.

Quizá ése fuese el mayor logro de su, para mí, obra maestra en novela histórica “El Asirio”, el conseguir hacer presente una época y una cultura de la que tan poco se sabe. Con el Macedonio, si bien la época es más reciente y documentada que la lejana Asiria, lo ha vuelto a hacer. Vivimos aquí la infancia y el ascenso de Filipo, rey de macedonia, y lo acompañamos a través de las circunstancias que lo llevaron al trono.

Puntos a favor importantes son, junto con el mentado ambiente, la recreación de los personajes históricos -a destacar ese Demóstenes en el papel de malvado y ese Aristóteles inolvidable- y la claridad y sencillez en la presentación y evolución de la trama política, donde la guía del autor es perfecta evitando que te pierdas en su complejidad.

Como punto débil -debilidad que surge sólo en comparación con el “Asirio”- tenemos la similitud sospechosa de Filipo con el protagonista de El Asirio. Hermano segundo del heredero al trono, fidelidad a prueba de bomba, predestinación e intervención de los dioses, etc. etc. Quizá ése sea el prototipo de héroe para el señor Guild y, hay que reconocerlo, es un héroe que funciona.

Adolece además un ligero tinte de culebrón en lo que las relaciones amorosas de los personajes se refiere pero ésa es, también, otra de las distintivas propias de las novelas -incluso de las no históricas- del señor Guild.

Por último destacar un cierto apresuramiento en la segunda mitad del libro, como si el espacio se le quedase pequeño para un sólo tomo. Ignoro si se publicó o no una segunda parte, yo al menos no la he encontrado, pero cierto es que la figura histórica de Filipo lo merecía.

Resumiendo: una buena novela de aventuras con personajes famosos y trama compleja y entretenida. Os la recomiendo.