Sarah McLachlan

Lo bueno de hacerse viejo es que uno ha escuchado mucha música en su vida. A veces pienso que demasiada: ¡Cuántas maravillas que pasan desapercibidas porque has decidido oírla sin escucharla mientras haces otras cosas!

Me gustaría tener el tiempo y la dedicación de sentarme un rato cada día a escuchar música de verdad, sólo escuchar. Nada de leer, trabajar, fregar platos o lo que sea al mismo tiempo. Sólo escuchar.
Pero como soy un ceporro y eso sólo lo hago de vez en cuando, pues sólo hay unas pocas canciones y piezas que hayan labrado mi alma de manera indeleble, como un viejo vinilo. Son las “músicas de mi vida”. No confundir con la “banda sonora de tu vida”, que son aquellas músicas que estaban presentes en momentos intensos y se grabaron para siempre asociadas a ellos. Me refiero a las que por sí mismas se hicieron un huequito en mi alma del que de vez en cuando, y a veces por sorpresa, salen para inundarlo todo y llenarme los ojos de lágrimas.

Hoy quiero compartir una de esas canciones. Answer, de Sarah McLachlan. Su letra me ha parecido siempre un destilado del propósito del amor. Del amor de verdad, del que dura toda una vida. Nunca he sabido si en mi interior es mi voz la que se la canta a mi mujer o es mi mujer la que me la canta a mí, pero siempre, siempre me llena los ojos de lágrimas.
Os pongo la letra traducida para quien no se maneje con el inglés y os pido perdón por la cursilada de introducción que os acabo de endosar.

Yo seré la respuesta al final de la línea,
estaré allí para ti mientras te tomas tu tiempo.
En el ardor de la incertidumbre seré tu tierra firme.
Yo mantendré el equilibrio si no puedes mirar hacia abajo.

Si me toma toda la vida, no me romperé, no me doblaré.
Todo valdrá la pena, valdrá la pena al final
porque sólo puedo decirte lo que sé:
que te necesito en mi vida.
Cuando todas las estrellas se hayan apagado
tú aún estarás brillando tan fuerte.

Lánzame suavemente a la mañana
porque la noche ha sido poco amable.
Llévame a un lugar tan sagrado
que pueda lavar esto de mi mente:
El recuerdo de elegir no luchar.

Si me toma toda la vida, no me romperé, no me doblaré.
Todo valdrá la pena, valdrá la pena al final
porque sólo puedo decirte lo que sé:
que te necesito en mi vida.
Cuando todas las estrellas se hayan apagado
tú aún estarás brillando tan fuerte.

Lánzame suavemente a la mañana
porque la noche ha sido poco amable.

Esta es la versión en directo

https://www.youtube.com/watch?v=9IiSdFEdA6w

Y esta es la del disco, que me gusta más:

https://www.youtube.com/watch?v=mb_tnGV6EKM